Ataque a las escuelas oficiales de idiomas

escuela oficial de idiomas

Nuevo caso de menosprecio a la enseñanza pública, esta vez le toca el turno a las escuelas oficiales de idiomas; institución de enseñanza pública de idiomas, con calidad y no demasiado cara, aunque como no, en esta España desigual, aquí también, las diferencias en el precio de las matrículas entre comunidades autonómicas, son abismales, de hasta un 300%, siendo Madrid y Cataluña las más caras.

Con la llegada del borrador del Real Decreto sobre enseñanzas de idiomas de régimen especial, que se quiere imponer para el nuevo curso, sin ningún consenso con la comunidad educativa; se quiere reducir el número de cursos para llegar a un nivel y su correspondiente certificado educativo, pasando por ejemplo, salvo en los idiomas árabe, chino y japonés, de los seis años actuales para obtener un B2 a cuatro años, enseñanza acelerada se llama, aumentando el número de horas lectivas por curso, eso sí, también con horas virtuales, como si no hubiese ya pocos cursos de idiomas en internet, despreciando así, la interacción comunicativa necesaria, en el aprendizaje de cualquier idioma, y con la particularidad de que la mayoría de los alumnos de estas escuelas su actividad primordial, no es el aprendizaje de una lengua extranjera, son adultos, suelen ser madres y padres de familia, estudiantes universitarios, que hacen un esfuerzo tremendo para aprender un segundo idioma, teniendo un efecto disuasorio, este aumento desproporcionado de horas lectivas por curso.

Asimismo, por parte del alumnado se critica el descenso del nivel en el sistema de calificación, llegando con la nueva regulación a promocionar con un 4,5. Otro caso más de titulitis, por lo que te darán un título muy bonito para enmarcar, pero no sabrás explicar en otro idioma para que sirve.

También se critica por parte del profesorado las prisas para imponer esta nueva regulación, a imponer el curso que viene, sin dotación presupuestaria para hacer aulas virtuales, sin hacer referencia a grupos reducidos por aula, en la actualidad son de treinta alumnos máximo, ni la formación necesaria por parte del profesorado para impartir el nuevo nivel C2, que viene a ser un nivel bilingüe.

En resumen, de nuevo este gobierno privatizador, nos da un mensaje claro en un tema tan importante como nuestra educación, si quieres aprender un idioma, págate mejor una academia o emigra al extranjero, como han hecho ya muchos miles de jóvenes que ven que sus títulos universitarios no son valorados en su propio país.

Share