Necesitamos una banca pública

bancapublica

La Caja de Ahorros de Asturias (Cajastur) entidad cuyos orígenes se remontan a 1880, fue la caja asturiana centrada en la actividad de la banca al por menor, atendiendo principalmente las necesidades de las economías domésticas, las corporaciones locales y las PYMES, teniendo especial importancia la financiación del sector de la vivienda.

Entre su clientela mayoritaria destacaron siempre los pequeños ahorradores y los pensionistas. Era una tradición muy extendida la apertura de una cartilla de ahorro a los niños en la que se entregaba una hucha donde guardar las monedas y billetes que con el tiempo se iban recaudando.

Con el paso de los años la gestión de Cajastur fue fagocitada por la casta política, sindical y burocrática asturiana quedando los impositores en clara desventaja frente a las imposiciones de tales dirigentes.
Desde el año 2014 la entidad pasó a transformarse en una fundación bancaria para constituir junto a las fundaciones de Caja Cantabria y Caja Extremadura la nueva entidad Liberbank pasando a ser un banco como cualquier otro con los inconvenientes que ello conlleva, peor y más lejano servicio, comisiones abusivas, etc.

En España2000 somos firmes partidarios de la Banca Pública para evitar la tiranía de los mercados y los abusos de los bancos, que han esclavizado de por vida a miles de familias en nuestro país a través de créditos impagables y concedidos sin ningún tipo de garantía, acompañados de cláusulas abusivas.
La existencia de una Banca Pública potente, dedicada a garantizar el flujo de financiación a la actividad productiva y no a la especulación ni a hacer beneficios fáciles pero muy arriesgados, parece hoy en día imprescindible. Créditos a un interés mínimo a PYMES y autónomos, así como facilidades de pago a trabajadores de clase media para la financiación de la compra de su vivienda debe ser el objetivo de esta Banca Pública libre de intereses especulativos.

Desde España2000 entendemos que la aparición de la Banca Pública debe ir acompañada con la penalización de la usura, la cual fue retirada del Código Penal en 1995, por el gobierno del PSOE. Gracias a esta despenalización en los años de la burbuja inmobiliaria, los intereses abusivos, la falta de información y las altas comisiones bancarias se han adueñado de la economía, arruinando a trabajadores y pequeños ahorradores, sin que los culpables hayan respondido ante la Justicia.

Desde España2000 manifestamos que la única posibilidad de sacar a flote la economía asturiana y nacional es la vuelta a una economía productiva, recuperar los sectores estratégicos que garantizan la soberanía alimentaria, proteger la industria que supone miles de puestos de trabajo, con la implantación de aranceles, así como es totalmente necesaria la creación de una Banca Pública desmarcada de la usura, cuya función principal sea la facilidad de crédito a emprendedores y trabajadores.

José María Fernández Navarro
España2000 Asturias

Share