España2000 ante la crisis del peñón de Gibraltar

Para terminar de una vez por todas con la vergüenza de Gibraltar y con la prepotencia del Reino Unido la Junta Ejecutiva de España2000

REITERA su oposición a la situación colonial intolerable de Gibraltar y la españolidad del Peñón usurpado a España y transformado en cueva de piratas, foco de contrabando y de narcotráfico y paraíso fiscal refugio de dinero procedente de negocios ilícitos.

RECUERDA que la actual crisis es el fruto de la acumulación de errores pasados y en especial de la debilidad demostrada por el gobierno español en dos momentos:

– durante la negociación para la adhesión a las “Comunidades Europeas” (hoy Unión Europea) realizada por Felipe González y en la que una de las condiciones debería haber sido la descolonización de Gibraltar y

– durante el período de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, completamente desinteresado por los problemas de soberanía nacional que permaneció silencioso ante las ampliaciones ilegales de territorio colonial gibraltareño.

Esta debilidad ha servido para que el Reino Unido se creyera en derecho de actuar a su antojo en aguas que nunca le han pertenecido y tratar de ampliar, poco a poco, el espacio territorial  gibraltareño.

INTUYE que el énfasis atribuido por el gobierno del PP a esta fase de la crisis responde a su interés en alejar de las primeras páginas de la información la desastrosa situación económica, los niveles irremediables de paro y, sobre todo, los casos de corrupción que afectan a todos los partidos mayoritarios y especialmente al suyo propio.

EXIGE
1) La resolución definitiva del contencioso de Gibraltar que pasa necesariamente por reconocer su situación colonial, su papel como paraíso fiscal y el carácter delictivo de buena parte de las actividades allí realizadas.

2) La UE debe responsabilizarse de la negociación a la vista de que los dos países protagonistas del conflicto son miembros de la misma.

3) Negociación directa España-Reino Unido. El tema de Gibraltar no puede negociarse ni “a tres bandas” (con la participación de “los gibraltareños”) ni “a cuatro bandas” (como propone Rajoy con la representación de la junta de Andalucía), sino que es un problema exclusivamente de soberanía nacional cuya solución pasa por el cese de la situación colonial y por la negociación directa de las dos partes implicadas.

LAMENTA
La actitud del Reino Unido que parece no haber entendido que ya no es un “imperio” sino apenas el apéndice de los EEUU en Europa y que no solamente no dispone de extensos territorios en India, Pakistán y África, sino que hindúes, paquistaníes y africanos disponen de barrios enteros en las principales ciudades del Reino Unido. El envío de portaviones, los desplantes colonialistas pertenecen a otro tiempo y son hoy residuos de un pasado “imperial” que no volverá.
Share