Recuperemos Gibraltar: ¡cerremos la verja ya!

Gibraltar es un problema de índole social y nacional, y desde España2000 apoyamos cualquier medida relativa a endurecer las políticas de acceso a Gibraltar, y exigimos el cierre de la verja que separa el Peñón del resto de España de manera inmediata y urgente.

El conflicto de Gibraltar podría interpretarse equívocamente desde un simplismo nacionalista, cuando su naturaleza es a la vez social y nacional.

Desde un punto de vista nacional, Gibraltar es una parte ocupada de España, constituyendo a día de hoy, la única colonia existente en Europa, tal y como reconoce la ONU en su listado de territorios no autónomos supervisado por el Comité para la Descolonización. El Reino Unido siempre ha utilizado situaciones de debilidad de España para aumentar el territorio ocupado y su presencia, como la construcción del aeropuerto en la Guerra Civil, o la adquisición de numerosos derechos durante el Gobierno de Zapatero y el Ministro Moratinos.

Gibraltar es España, y por este motivo, por coherencia y como muestra de soberanía, no puede permitir que la verja siga abierta y que los descendientes de los piratas que ocuparon esta parte de España vivan a nuestra costa. España tiene el derecho y el deber de hacer que los que ilegalmente ocupan esta parte de su territorio, paguen el litro de agua a 20 Euros, si es que quieren continuar en su obstinamiento.

Como aspecto positivo, es gratificante comprobar que por fin cunde el sentido común y empieza a cuestionarse nuestra sumisión y política de alineamiento incondicional hacia EE.UU. el Reino Unido y su OTAN. Como todo en la vida, la amistad se demuestra en los momentos difíciles, y si algo ha quedado claro es que ni EE.UU. ni el Reino Unido merecen ser calificados como países aliados. Es hora de plantearse desmantelar el Escudo Antimisiles que apunta a Moscú desde Rota, de echar al ejército norteamericano de todas las bases militares que ocupan en España, y es hora en definitiva de buscar otros aliados más fieles (en especial Rusia) con los que podamos contar en los conflictos que puedan suceder en nuestro flanco más débil, el sur.

Como aspecto negativo, quedará el pueril e incomprensible apoyo de los separatistas hacia el Imperio Británico, el mayor y más sangriento de la historia, lo cual demuestra que su odio es superior al de su consistencia política. Este mismo tipo de inconsistencia política lo hemos visto también en las autoridades del Peñón, que reclaman independencia, cuando se venden al mejor postor, como lo demostró la construcción por parte de Arabia Saudita en Punta Europa, de la Gran Mezquita en honor de Tariq, el primer invasor musulmán en pisar suelo europeo en el 711.

Por otro lado, desde un punto de vista social, e independientemente de un reduccionismo en el que Gibraltar para nosotros es España, y para los británicos no lo es, la verdad objetiva es que “La Roca” es una amenaza para los trabajadores europeos en su conjunto, ya que se trata de un Paraíso Fiscal creado por élites financieras, donde se ayuda y fomenta el fraude fiscal y social, el blanqueo y lavado de dinero procedente de actividades delictivas, y donde muchos dirigentes políticos y sindicales tienen cuentas con dinero procedente de sobornos.

Además, al tratarse de un territorio sin impuestos al que se puede acceder libremente, sin apenas ningún tipo de trámite, está lastrado la economía de la región, tanto en al sector público como al privado. Si el Campo de Gibraltar posee una de las tasas de paro más elevadas de España, no es casual, y está relacionado directamente con el acceso libre a través de la verja.

Los Paraísos Fiscales son uno de los instrumentos utilizados por el mundialismo, para implantar la globalización mediante la inmigración masiva y la deslocalización a terceros países, y ni España ni la Unión Europea deben permitir su existencia.

Jesús Domínguez

Share