Volver a la Peseta

billete-de-una-peseta

En una situación en que la enfermedad es crónica, no se resuelve la salud del enfermo con una pastilla.

Actualmente la situación de España es crítica, con un paro galopante, con una deuda insufrible y con una política económica dictada por nuestros acreedores.

Ante esta situación se plantea la necesidad del control propio de nuestra moneda: Volver a la peseta.

– ¿Tiene esa terapia graves consecuencias?

– Indudablemente sí.

Volver a la peseta supondría un encarecimiento del costo de la vida, una disminución de las importaciones, un aumento del precio del petróleo, un incremento de la deuda externa.

Sin embargo hay ventajas indudables: Nuestras exportaciones y la balanza comercial saldrían muy bien paradas, habría un importante crecimiento del sector turístico y una desbordante avalancha de inversiones extranjeras.

Todo ello, acompañado de la vuelta a los aranceles en las fronteras que impidan que los productos foráneos (China, etc.), hagan una competencia desleal a lo español y que impidiera que las empresas se deslocalizaran si pretenden vender en el mercado español.

La vuelta a la peseta supondría diferenciar la deuda legítima de la ilegítima (un 55%). Este es el miedo de la Unión Europea y Alemania.

Supondría una devaluación que haría más competitiva a nuestra economía, unos años muy duros pero el camino para la recuperación y para el control de nuestra economía.

Islandia que se negó a pagar las deudas de sus bonos ya está creciendo por encima del 2,5% y ha recuperado su libertad, su soberanía y los instrumentos de política económica.

José Luis Roberto

Share